miércoles, 26 de octubre de 2011

Encerrado en sí mismo


¿Cómo y cuándo nos comprenden los demás?


Para ser comprendidos es necesario saber trasmitir nuestras ideas y ajustarnos al nivel intelectual de nuestro interlocutor, porque al comunicarnos expresamos nuestras intenciones.
Toda información tiende a ser interpretada correctamente, aunque no siempre sucede de ese modo. En la transmisión del mensaje verbal cuando las palabras son ambiguas no se logra una interpretación adecuada.
Cuando a las palabras se les da sus exactas connotaciones, se facilita su entendimiento. Los mensajes captados con dificultad reclaman esfuerzos de comprensión.
El exigir respuesta a las siguientes preguntas nos ayudan a expresarnos:

  • ¿Qué deseo manifestar?
  • ¿Cómo lo haré?
  • ¿Cómo será interpretado?
  • ¿Es el momento oportuno?
El hombre se libera de estar encerrado en sí mismo, trasciende, cuando sabe y puede exteriorizarse. Si lo hace de un modo ubicado y comprensible reafirma su autoestima y sus vínculos sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.