lunes, 30 de mayo de 2016

Es un ladrón



“Piensa el ladrón que todos son de su condición.” (Refrán)

Así se llama a quien sustrae algo que no le pertenece, lo cual tiene implicancias sociales y jurídicas. Ese accionar posee sinónimos como ratero, caco, carterista, bandido, atracador, maleante, saqueador, cuatrero, delincuente o estafador. Quien roba de un modo impulsivo es un cleptómano.

“La ocasión hace al ladrón,” es un dicho popular que no merece justificación pero es entendible por sus circunstancias. Las intenciones de quienes así proceden son múltiples con características como la habilidad, la intimidación o la violencia.

La ética, la moral y las buenas costumbres afirman que “el fin no justifica los medios.” No obstante hay quien dice lo contrario como el italiano Nicolás Maquiavelo (1469-1527) uno de los fundadores de la ciencia política moderna.

El escritor inglés Aldous Leonard Huxley (1894-1963) se opone a Maquiavelo y certifica que no hay coherencia lógica en el fin por alcanzar, por más bueno que sea, si se emplean medios incorrectos. Su razonamiento se basa en que la estrategia usada determina la esencia del logro a obtener. Si una acción es negativa no puede vincularse a un fin positivo. Eso sucede en distintos ámbitos de la vida. Es incorrecta la apropiación de quien roba por más noble que sea su finalidad la cual queda invalidada por el modo empleado en su obtención. A eso se llega porque quien sustrae lo ajeno es un ladrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.