miércoles, 30 de agosto de 2017

Terrorismo

Juan Pablo II en 1993

“Más vale prevenir que curar.” (Refrán)

La prevención es segura si se anticipa y amortigua lo indeseable. Ella es un antídoto prudente que no es fácil de alcanzar en sucesos confusos.

El terrorismo es una realidad de causas múltiples y expresiones diversas. Se llega a un terrorismo de Estado cuando un gobierno de turno lo promueve.

Los terroristas infunden pánico agrediendo a sangre y fuego con sobresaltos y angustias. Se agrupan en estructuras que atentan contra la moral y las buenas costumbres, esparciendo el desasosiego. El filósofo griego Aristóteles (384 a C-322 a C) indica que “El miedo es un sufrimiento que produce la espera de un mal.”

La frase latina: “Si quieres la paz prepárate para la guerra,” indica que se ha poseer el tratamiento suficiente para contrarrestar las acciones perjudiciales. Esa anticipación se ha de planificar desde la política con valores aferrados al sentido de identidad y de pertenencia, sin caer en intolerancias.

El recordado Papa Juan Pablo II (1920 – 2005) sintetiza este tema al decir que: “El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad.” Es por eso que no se ha de reaccionar de igual manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.