domingo, 29 de abril de 2018

Aborto


Donde hay vida hay esperanza. (Refrán)

La palabra aborto proviene del latín y significa privación de un nacimiento, interrupción de una actividad o proceso. El dramaturgo estadounidense, cuatro veces ganador del Premio Pulitzer y Premio Novel de literatura, Eugene O´Neil (1888-1953) afirma: “El deber del hombre ante la vida es seguir adelante.”

Se distinguen dos intervenciones abortivas:

La espontánea que no es intencional y la inducida que promueve la supresión del embrión o del feto humano. Ésta es provocada y se aducen razones médicas o decisiones personales, según circunstancias diversas, como en el caso de una violación o argumentos socioeconómicos. El escritor y poeta italiano Giovanni Papini (1881-1956) alega: “La existencia es esfuerzo, es deseo, es dolor.”

Estudiosos del tema aseveran que esa limitación es una realidad compleja de superar por sus consecuencias físicas y anímicas. Con voz firme, el sabio renacentista italiano Leonardo da Vinci (1452-1519) opina: “El que no valora la vida no se la merece.” El dramaturgo hindú Rabindranath Tagoré (1861- 1941) premio Novel en literatura concluye que: “La vida se nos da y la merecemos dándola.”

En todos los casos surgen interrogantes morales y legales, para pensar, comprender y dialogar en lo que incumbe al aborto.

sábado, 31 de marzo de 2018

De pedófilos y pederastas.

Los pedófilos suelen convertirse en agresores sexuales.

“El deseo hace hermoso lo feo.” (Refrán) 

La palabra pedofilia deriva del griego y significa “amor a los niños.” Paidofilia es su sinónimo. La psiquiatría analiza esa inclinación como una enfermedad mental. Ella consiste en buscar placer sexual con niños, afectándolos con acosos eróticos. Estudiosos del tema afirman que ese modo de  involucrarse distorsiona la correcta escala de valores y atropella la dignidad.

Pederasta es quien violenta sexualmente a los niños y de hecho cumple con sus fantasías de pedófilo. Pero, es oportuno aclarar que no todo pedófilo es pederasta, aunque sí en su mayoría. Esa conducta aberrante es penada por la ley. 

El psiquiatra estadounidense Karl A. Menniger (1893-1990) asevera: “lo que se hace a los niños, ellos lo harán a la sociedad.” Su connacional el fotógrafo Jock Stuger (nacido en 1947)  razona: "Lo que los pederastas pierden de vista a un grado devastador, es que sus víctimas son personas que sufrirán por siempre de los abusos perpetrados en ellos."

La persona ubicada no trasgrede las normas de convivencia. Eso no se da en quien alimenta sentimientos morbosos como en el caso de pedófilos y pederastas.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Nepotismo


“Tío rico siempre tiene muchos sobrinos.” (Refrán)

La relación de parentesco tiene sus luces y sombras. El anecdotario es amplio si de tíos y sobrinos se trata, al igual que de primos, nietos, abuelos y otros más.

En el idioma italiano “nepote” es el equivalente de “sobrino” en español. Se entiende por “nepotismo” al privilegio otorgado a un pariente u amigo para ejercer un cargo público, a modo de favor. Las relaciones interpersonales traen sus beneficios. Así lo confirma el refrán: “El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.”

Platón (427 aC-347 aC) filósofo griego dice: “La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo.” Entonces, en la convivencia democrática en razón de la imparcialidad urge desterrar todo nepotismo.

miércoles, 31 de enero de 2018

Inescrupuloso


“Habla para que yo te conozca.” (Sócrates) 

La palabra escrúpulo proviene del latín y alude a la molestia ocasionada por una piedrecilla metida en el calzado. A modo comparativo, es como una duda que aflige a la conciencia. Quien la desoye y procede incorrectamente es un inescrupuloso porque se beneficia cuando no le corresponde, con poco o nada de remordimientos. 

El refranero español atestigua: “Don Escrúpulos murió de hambre.” Este personaje representa a la honradez, escasa o ausente en una sociedad. Lo opuesto es lo inmoral que desgasta las buenas costumbres y trasgrede las leyes. 

El escritor británico Oscar Wilde (1854-1900) cree que “en la vida práctica se puede obtener un verdadero éxito sin escrúpulos.” A modo de réplica la albanesa Madre Teresa de Calcuta (1910-1997) razona: “El sufrimiento de unos puede ser provocado por la ambición de otros.” 

¿Quién no recuerda a alguien desconsiderado y codicioso? A ese bien le cabe el calificativo de inescrupuloso.